¡La Dante sueña, la Dante lee!

Publicado el 21/04/2016

La finalidad de este taller es la de promover el placer de leer y motivar el acercamiento de los estudiantes a la lectura.

Leer significa interactuar con un texto, comprenderlo y utilizarlo con fines específicos: leer es un aprendizaje. La lectura, por su parte, es una estrategia en el proceso de aprendizaje, ocupa un lugar importante en la vida afectiva de las personas; con ella se vinculan experiencias de la vida cotidiana, gustos, modos de comunicarse, valores, etc. Es como un puente entre un mundo interno y uno externo. Al utilizar esta herramienta o estrategia en el aula, esperamos despertar en el estudiante el hábito de leer, logrando un aprendizaje significativo; conjuntamente nos proponemos ayudarlo a desarrollar las distintas habilidades para procesar la información de un texto y para que la lectura sea comprensiva y significativa.

Otro de los fundamentos principales por los cuales se propone este proyecto, además, es brindar el espacio propicio a los estudiantes para que experimenten individualmente la lectura de una obra completa, es decir, en su totalidad. Actualmente, debido a que en la mayoría de las ocasiones los profesores deben cumplir de la mejor manera posible con la cantidad de contenidos y lecturas propuestas por el diseño curricular, se opta por dar a conocer obras literarias de manera fragmentaria, lo cual promueve una lectura totalmente diferente. A su vez,  es cada vez más visible en las ofertas editoriales de libros de texto la inclusión en ellos de fragmentos o partes de las obras literarias, promoviendo así también una lectura fragmentaria y superficial. El proyecto, en este caso, trataría de generar un espacio en el cual se pueda acceder a esa lectura completa de una obra (dejada a un lado muchas veces en el aula), un tipo de lectura que implica sosiego, concentración, profundidad y que, como se enunció anteriormente,  promueve implícitamente otros aprendizajes. 

"Para soñar no hay que cerrar los ojos, hay que leer"... ¡y la Dante sueña porque lee!